Recetas y alimentación

Saber cómo incorporar los alimentos sólidos a la dieta de tu bebé es algo que debes tener claro para asegurarte de que el pequeño no sufre ningún tipo de alergia alimenticia o para poder detectar a tiempo el alimento que le pueda resultar dañino. 

Además, introducir de forma correcta los alimentos sólidos en la dieta del bebé garantizará que tu hijo reciba los nutrientes necesarios para su correcto crecimiento. 

Por lo general, cuando el bebé cumple medio año de edad, suele estar preparado para comenzar a ingerir alimentos sólidos. Para ello, es necesario que el pequeño sostenga ya con firmeza la cabeza y el cuello, sea capaz de mantenerse sentado y controle el no escupir lo que se le introduce en la boca; actos que pueden darse a los cuatro, cinco o seis meses de edad, dependiendo de cada caso. Debes recordar que cada pediatra guarda sus propias pautas en los plazos de introducción de alimentos sólidos en la dieta del bebé. Él es el profesional que hace el seguimiento de los progresos de tu pequeño y será él quien indique cuando estará preparado para recibir cada uno de los alimentos.

Pero, ¿cómo incorporar los alimentos sólidos a la dieta de tu bebé? La mayor parte de los expertos tiene claros ciertos puntos en los que coinciden en la forma de introducir alimento sólido a la dieta del bebé cuando cumplen el medio año de edad:

  • Un buen método es no mezclar alimentos. Durante dos o tres días es recomendable combinar el biberón habitual de leche con un alimento sólido y sólo con ese (ninguno más). Pasados dos o tres días, podrás comprobar si tu bebé tolera bien ese alimento, por lo que ya podrás comenzar a probar con otro sólido diferente siguiendo el mismo método.
  • Lo más habitual es que el primer sólido en forma de puré que se le da al bebé sea cereal de arroz mezclado con leche.
  • Poco a poco puedes añadir más cereales al puré de la manera explicada en el punto anterior.
  • Lo más habitual es incluir la fruta después de los cereales. Ésta puede ser suministrada en zumo o en puré. Cada bebé tiene sus propias preferencias, así que si el tuyo rechaza el zumo, no debes preocuparte sino pasarte al puré. Lo ideal es que lo suministres a cucharaditas, para comprobar cómo va aceptando el pequeño las novedades en su dieta.
  • Luego puedes comenzar con los purés de verduras, siguiendo la misma pauta. Primero una sola verdura y poco a poco ir mezclando varias.
  • Por último incluye los purés de carne.

 

Un último consejo para incorporar los alimentos sólidos a la dieta de tu bebé, es que no se los des de comer con biberón. Es conveniente que comience a comer con cuchara. Ésta última debe estar constituida por un material blando que no le dañe las encías al bebé.

Quiénes somos

Un Centro de Educación Infantil no es un negocio cualquiera. Somos un centro que evoluciona y que, lejos de estancarse, busca ideas nuevas y mejora cada día. Tenemos presente nuestra pequeña influencia en la sociedad a través de los niños, de nuestro personal y de los padres. Todo nuestro esfuerzo se orienta a que la vida de nuestros peques y nuestra aportación a la sociedad sea lo más constructiva posible. Hemos creado un proyecto educativo propio y muy personal en el que se busca una educación cuidada pero sin olvidar que trabajamos con niños muy pequeños y tenemos que darles un entorno familiar, seguro y muy afectivo.

Últimas noticias